Violencia institucionalizada


La historia de la humanidad está llena de actos injustos ejecutados por “justos”.
Algunos héroes ahora, prácticamente fueron en algún momento parias acosados por las leyes en sus respectivos países: en EEUU Martín Luther King estuvo preso varias veces hasta por “comerse la luz”; Mohamed Alí *pagó caro por negarse a ir a la guerra de Vietnam; Nelson Mandela pasó 30 años encarcelado por oponerse al apartheid; Mahatma Gandhi sufrió lo mismo por negarse a aceptar el dominio imperial del Reino Unido. Durante la Guerra Fría, los comunistas o cualquiera que simpatizara con la izquierda podían ser susceptibles de persecución, encarcelamiento y muerte, como hoy lo son quienes expresen alguna cercanía ideológica con grupos alzados en armas que después del 11S reciben la denominación de terroristas.

Todas las situaciones anteriores se correspondían con el momento histórico. Y se amparaban en las leyes. La mayoría de las veces el argumento legal escondía que el régimen de turno consideraba a la persona como un peligro, no para los demás, sino para la estabilidad de quienes detentaban el poder.
Muchas veces este tipo de violencia institucional no busca matar el cuerpo -que también lo logra como ocurrió recientemente con el disidente cubano Orlando Zapata Tamayo-, sino el alma, y de esta manera servir de escarmiento para que otros no se atrevan a rebelarse.
Por distintas razones, lo que conozco públicamente de Oswaldo Álvarez Paz, Guillermo Zuloaga y el diputado Wilmer Azuaje -protagonistas la semana pasada del melodrama político que vivimos- no me genera mucha simpatía hacia ellos.
Pero como este no es un asunto de gustos personales sino de lo que entendemos por justicia, hice el ejercicio de ver los videos requeterrepetidos de OAP y Zuloaga por los cuales les detuvieron.
Si bien entiendo que puedan contrariar el ordenamiento jurídico, asumo que lo que representan son delitos de opinión, que aunque se niegue, existen en el país por las distintas normas que castigan penalmente la palabra.
Los imputaron por difusión de información falsa y vilipendio a Zuloaga, y conspiración, instigación pública a delinquir y difusión de información falsa a OAP.
Si en verdad quieren clarificar los hechos, deberían investigar la denuncia que hizo OAP sobre la presunta injerencia del narcotráfico en algunos sectores del país.
El mensaje que queda despues de los “shows” es que las autoridades están muy temerosas de que la palabra, un arma más fulminante que una bomba nuclear, pueda convertirse en un detonador catastrófico para quienes están en el poder.

Yo mujer
Todavía hay quienes se preguntan por qué hay una ley que protege a las mujeres contra la violencia y no a los hombres. La magistrada Yolanda Jaimes lo ha explicado muchas veces, pero nunca está de más recordar la discriminación histórica contra la mujer que hoy persiste y se expresa, entre otras formas, en el maltrato físico y psicológico, hasta los supuestos chistes denigrantes de la condición femenina. El caso del diputado Azuaje es muy delicado. Si no se actúa correctamente pudiera significar el uso de una ley, que considero justa, para cometer una injusticia.
Ojalá y el señalamiento hecho contra Azuaje no sea una trampa que, lejos de fortalecer la lucha de las mujeres, la enturbie con esa violencia institucional que tanta veces hemos cuestionado

* Aparece “pagó prision” en el texto original, este está corregido

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s