Encuestas y Periodistas


En los últimos meses se empezó a gestar en Venezuela lo que se avizora será la nueva guerrilla de encuestas en la antesala de las elecciones del año 2012.
Algunos expertos en opinión pública consideran que los medios de comunicación no deberían publicar encuestas electorales, sobre todo cuando provienen de la parte interesada. Sin embargo, es difícil resistir la tentación. Muchas veces los periodistas nos sumamos a este juego de percepciones, sin prever los alcances de nuestras interpretaciones.

En general, se recomienda tomar en cuenta algunos aspectos para divulgar una encuesta:

No eres tú, soy yo. La ficha técnica aporta los datos elementales: fecha de recolección de la información, metodología, tamaño de la muestra, el margen de error. Este último se presta a confusiones. Vean este ejemplo. “Supongamos que una encuesta con un margen de error de ±5% da una intención de voto del 54% para un candidato, contra el 46% para su contrincante. Lo habitual es que se interprete como prueba de que el primero va por delante. Pero si el sondeo está desviado 5 puntos -lo que cae dentro del margen de error-, puede muy bien que el supuesto ganador en realidad pierda por 49 a 51”, explica el autor Juan Domínguez, en http://www.aceprensa.com/articles/c-mo-leer-las-encuestas/.
Puede ocurrir que los resultados son tan estrechos que, en realidad, se produzca un “empate técnico” y si no se está atento se transmite la información contraria.

El orden de los factores sí altera el producto. Dependiendo de la forma como se pregunte se puede obtener tal o cual respuesta, incluso contradictorias, sobre un determinado tema. El problema es que usualmente el periodista no tiene acceso al cuestionario original ni sabe si alguna interrogante se hizo mostrando tarjetas con algunas opciones o se dejaron abiertas para mención espontánea.

El tamaño sí importa. Hay un consenso internacional sobre el tamaño que debe tener una muestra y esta oscila entre 1.000 y 2.000 casos para representar a una población, http://www.delfoscba. com.ar/informes/ Diez_Reglas.pdf.

¿Cuánto hay pa’ eso? Realizar una encuesta no es algo que salga barato. De allí que en aras de la transparencia siempre vale la pena preguntarse quién la financia. En Venezuela ni el Gobierno ni la oposición son muy dados a dar esta información.

El telefonito no es una necesidad. En países como el nuestro las encuestas hechas por esta vía tienen un error muy grande, porque no toda la población tiene acceso a teléfono.

Elemental mi querido Watson. Siempre es recomendable preguntarse por qué alguien divulga o le hace llegar una determinada encuesta. No significa que los datos sean falsos sino que lo más probable es que sea una parte interesad debido a que los resultados le benefician o perjudican al rival.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s