Encuestas como arma de guerra electoral


Emen Viernes, 18 de mayo de 2012

Dos recientes encuestas alimentan esta semana la guerra de sondeos frente al proceso electoral presidencial en Venezuela.
Una es de la firma valenciana ( Carabobo) Consultores e Imagen Profesional FPD, que da una suerte de empate técnico entre Henrique Capriles Radonski −HCR− y Hugo Chávez Frías −HCF− (46,13% para el primero, 44,87% para el segundo, con un margen de error de 1,8%), la otra es de Consultores 30:11 y sus números son totalmente opuestos: otorga a HCF 56,8% y 27,1% a HCR.
Estos estudios fueron dados a conocer por sus propios autores o cabezas de las firmas que hicieron las encuestas.
¿Cuál es la verdad, según las encuestas, sobre el favorito a las presidenciales venezolanas? ¿Qué es lo que está pasando en las encuestas?
No hay respuesta, a menos no una que descarte otras. En pocas palabras, una supone que HCF sigue arriba en las encuestas ( nunca ha dejado de estarlo) pero lo inexplicable es que HCR haya bajado respecto a la valoración que obtuvo cuando ganó las primarias.
Consultadas varias fuentes todas coinciden en señalar que el candidato opositor está abajo por unos siete puntos. Pero, también me indican que ha calado el mensaje de que la ventaja del Presidente es muy superior, de allí que el Comando Venezuela haya reaccionado y aunque nadie dice nada, todos parecen jugar a lanzar encuestas increíbles.
¿Con qué propósito se divulgan sondeos desde las mismas casas que lo hacen y con datos aparentemente distorsionados?
Del lado del Gobierno algunas respuestas podrían ser: Ponerse adelante ante la coyuntura de que el presidente Chávez no esté en capacidad de asumir la campaña electoral, aglutinar el voto duro chavista; dar un mensaje de fuerza, desmoralizar a los seguidores de la oposición; atizar diferencias internas en la MUD. Del lado opositor todas las intenciones parecen defensivas, tal vez quieran levantar el ánimo de los seguidores, pero sobre todo mostrarle al oficialismo que ellos también juegan no tan limpio.
Y mientras tanto los electores se van perdiendo en este campo de batalla en el que ha devenido la precampaña electoral venezolana.
Entrevistas callejeras
Las dos encuestas citadas, la 30:11 y la FDP, tienen algo en común: Según la ficha técnica, ambas hicieron las entrevistas en la calle. 30:11 indica que el tipo de muestra fue “Por intersección, controlando las variables edad, sexo y estratificación socioeconómica por lugar de residencia y nivel de ingreso”… Resultaron 4.370 entrevistas hechas en 17 estados, en 183 puntos de intersección. Mientras que FPD informa que hizo 3.798 entrevistas válidas, “con habitantes de los 24 entes regionales…seleccionadas probabilísticamente en zonas de hogares y alto tránsito peatonal”.
30:11 es más rigurosa que FDP a la hora de explicar la estratificación de la muestra: Nivel socioeconómico, sexo y grupos de edades. No obstante su método de recolección también genera dudas. En ambos casos vale preguntarse:
¿Cómo se hicieron las entrevistas, cuál fue el cuestionario, cómo fue la supervisión del trabajo de campo si las entrevistas se efectuaron fuera de ls hogares?
De acuerdo con el experto colombiano Jorge Londoño, “La encuesta científica parte de un muestreo probabilístico, así, sus resultados son proyectables al total de la población con un margen de error asociado. El sondeo callejero parte de un muestreo no probabilístico, y por lo tanto sus resultados no se pueden proyectar al total de la población” .
Uno de los efectos de tal profusión de encuestas es que pasamos mucho tiempo especulando en vez de tener una información oportuna y veraz.

Sepa que

Las siguientes son afirmaciones de Jorge Londoño, experto colombiano en encuestas. La entrevista forma parte del curso sobre Cobertura Electoral dictado por el Centro Knight para el periodismo y el Centro Carter:
−¿En qué consiste la “magia” de las encuestas; es decir, cómo puede ser que lo que opinen unos pocos represente lo que opinen millones?
Todo radica en la representatividad del muestreo, es decir, que en la muestra estén todos los que son en sus debidas proporciones. Vulgarmente, si uno revuelve bien la jarra, solo necesita una cucharada para saber cómo está el jugo.
Cuando me llega una encuesta a mis manos, ¿qué debo mirar para saber si la encuesta es legítima y válida?
Varias cosas: Su cubrimiento geográfico, el método de selección de la muestra, el diseño de las preguntas, el tamaño de la muestra, la trayectoria de la firma que realizó la encuesta, quién la pagó.
−¿Qué tanto cree que sesgue al público conocer por las encuestas quién va ganando?
No influyen en forma negativa.
Muchas veces candidatos que empiezan ganando en las encuestas terminan perdiendo y viceversa. La gente tiene derecho a estar informada para tomar sus decisiones…

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

1 Comentario en Encuestas como arma de guerra electoral

  1. Ramón Colina // mayo 20, 2012 en 12:10 pm // Responder

    Mas que guerra, es una estrategia, valida en las contiendas electorales. No tiene que haber asombro al igual que con las estadísticas que marcan una tendencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s