10E. El momento histórico y político


Vivimos los venezolanos una situación nunca antes experimentada.Es muy probable que, por circunstancias de salud, el presidente reelecto Hugo Chávez, no sea juramentado ante la Asamblea Nacional para el periodo constitucional 2013-2019.

En medio de la polarización abundan las opiniones, incluso de expertos constitucionalistas. Todas se basan en los artículos 231, 233 y 234 de la Constitución en los cuales se establecen los criterios para la toma de posesión y las declaratorias de ausencia temporal y absoluta.

Unos comulgan con la idea deque frente a la imposibilidad de juramentar al presidente Chávez, el próximo 10 de enero, el vicepresidente Nicolás Maduro continúe en funciones de ejercer la Presidencia, debido a que hay continuidad porque el mandatario convaleciente fue reelecto. Quienes se le oponen argumentan que el periodo constitucional termina el 9 de enero, por lo que para el10-E ya Maduro no sería VP y que por tanto correspondería al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, asumir el mando. Una tercera vía es que el Art. 231 establece que si por un hecho sobrevenido el Presidente electo no puede tomar posesión ante la AN, lo puede hacer ante el Tribunal Supremo de Justicia y esto abre la ruta para que haya quien piense que el TSJ se puede constituir en La Habana y cumplir con el trámite. Una cuarta opción esbozada por el Presidente el pasado 8 de diciembre es que se convoquen a nuevas elecciones por estar inhabilitado para asumir el periodo.

Cada solución que se ha asomado hasta ahora abre la puerta a una complicación.

 En caso de que el vicepresidente siga al frente hay que justificar la extensión de facto del periodo constitucional porque se sentaría un precedente. Si un candidato electo, distinto al Presidente en ejercicio, no pudiera posesionarse ¿qué criterio prevalecería? 

De aplicar la hipótesis de que le toca asumir al presidente de la AN, vale preguntarse hasta cuándo le correspondería gobernar si no se han cumplido los supuestos para la ausencia temporal ni absoluta del Mandatario reelecto.

En cuanto a que el TSJ viaje a La Habana, los expertos discuten sobre la extraterritorialidad, tomando en cuenta que la embajada de un país es espacio del Estado que representa, pero esto implicaría que el paciente sea trasladado a la sede diplomática lo cual al parecer es una posibilidad remota debido a las condiciones de su estado de salud.

La cuarta posibilidad como es la convocatoria a una nueva elección pasa de nuevo por decretar la falta absoluta.

A lo anterior sumo un elemento que para mí es relevante. ¿Quién puede tener mayor legitimidad en una circunstancia como la que vivimos? ¿Una persona que haya sido electa por el voto popular o una persona que haya sido designada? En cualquier otro momento, de seguro prevalecería el criterio del soberano,y en consecuencia le correspondería a Diosdado Cabello,presidente de la Asamblea,tomar las riendas; pero ante el testamento político del presidente Chávez del 8 de diciembre de 2012 designando a Maduro su eventual sucesor en caso de verse inhabilitado de gobernar, este asunto, a mi juicio, no se puede dirimir sino políticamente ya que es allí donde está la traba.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s