Un adiós a @chavezcandanga. (Publicado en diario 2001 el domingo 10 de marzo)


FOTO IMG_8531

La bandera venezolana a media asta en la Plaza del Panteón Nacional debido al luto por el fallecimiento del Presidente Hugo Chávez. . Foto: Iván Reyes

La partida del Presidente Hugo Chávez  conmueve, no solo por su liderazgo y el impacto que tiene en sus seguidores venezolanos y en otros países del mundo, sino también porque fue un ser humano en toda su esencia, con sus tonos claros y oscuros.
Este es un momento en el que las emociones están a flor de piel. Su deceso impacta a todos los venezolanos.
Quienes le aman sufren la pérdida de su líder, del hombre que les amó, de su ideal. Quienes no lo querían también están afectados, aunque algunos aún no se hayan dado cuenta.
Pudiésemos intentar dar algunas respuestas, pero este es un proceso colectivo que se vive individualmente.

La mayoría de los venezolanos tiene una relación con Chávez que afronta desde su propia subjetividad.
Por lo general cada quienvive sus procesos en privado. El suyo fue público: su gloria y sus altibajos. Nació, creció, avanzó y murió ante los ojos de todos.
Además de su liderazgo y de su sensibilidad por las personas más pobres, fue un hombre que amó la vida y esto se notó más desde que anunció su enfermedad en Cuba,
en julio de 2011.
Lo demostró con los riesgos que antes asumió.

Y en los dos últimos años fue evidente: su tratamiento; los cambios que intentó hacer en su rutina; el cambio de lema para eliminar la palabra muerte, que lo hizo
siguiendo los consejos de su mentor Jacinto Pérez Arcay; las veces que informó estar curado; las otras dos veces que admitió el retorno de la enfermedad y aquella misa de Semana
Santa en Barinas, en abril de 2012 cuando pidió vida:
Si todo lo que uno ha vivido no ha
sido suficiente, digo a Dios, si lo que
me faltaba era esto, bienvenido, pero
dame vida aunque sea llameante,
vida dolorosa, no me importa.
Dame tu corona, Cristo. Dámela
que yo sangro. Dame tu cruz, cien
cruces, que yo las llevo, pero dame
vida. No me lleves todavía. Dame
tus espinas, dame tu sangre, que yo
estoy dispuesto a llevarla, pero con
vida, Cristo, mi señor. Amén, rogó
aquella vez.
Verlo el año pasado en la campaña para su reelección también fue revelador. Especialmente en la última semana cuando en un recorrido por Cabimas y otras ciudades casi no podía ni caminar ni saltar. Una vez lloró en un encuentro con los jóvenes. Y en ese acto final en Caracas: empapado y tratando de sacar fuerzas de donde no las tenía.
La intuición de que debió sufrir mucho en sus últimas semanas siempre estuvo presente.

Chávez movió los cimientos de la sociedad venezolana. No lo hizo suavemente. Con su verbo encendido e incluso con sus excesos, fue
el catalizador que hizo emerger los conflictos que durante tanto tiempo estuvieron bajo la alfombra.
Percibir la fe de sus seguidores, quienes en todo momento tuvieron esperanzas de que se recuperaría, verlos ahora expresar su pesar y su compromiso con la causa de su líder,
no puede sino causarme identificación con ese dolor.

Invita, además, a reflexionar qué lección nos deja toda esta vivencia y pensar qué podemos aportar para “reparar” en algo el alma del país.
Como venezolana conectada, como la mayoría, hasta los tuétanos con esta patria, siento que nos toca evolucionar no técnicamente,sino espiritualmente.

No se trata de religiosidad, sino de esa dimensión del ser humano, que va más allá de lo material, lo intelectual y lo físico. Esa dimensión que hace que veamos
en el otro al ser humano que somos nosotros mismos.
Chávez, si algo debía a alguien, ya lo pagó, y lo hizo con lo más sagrado, que es la vida.

Nos queda a los que aún respiramos enterrar la rabia, el revanchismo y superar el
dolor, porque esta historia apenas comienza.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s