Los seis meses de Maduro y el rancho ardiendo


Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas.”
Mohandas Gandhi

Admitámoslo. No todos apostaban porque el gobierno del Presidente Nicolás Maduro llegara a los seis meses. Y sin embargo aquí está. Pero también sepamos que durante este tiempo no ha tenido tregua por varias razones: una de ellas es que él no sólo heredó votos del presidente Chávez, sino también las deudas( materiales y no materiales) que se habían acumulado. Es preciso recordar que durante algunas intervenciones antes del 7 de octubre de 2012, el mandatario comentó que iba hacer profundos cambios y hasta cuestionó que se le pusiera el apellido socialista a casi todo.
Desde el inicio de este nuevo gobierno ha habido consenso en que el problema mayor es la economía. No obstante, para algunos, el reto más grande es político. Y sobre todo en el chavismo, que si bien permanece junto, no cuenta con un liderazgo unificador, que era uno de los desafíos de la herencia de Maduro y que hasta el momento parece no haber superado. Todo indica que estamos frente a una tormenta perfecta: crisis económica y debilidad en el liderazgo, en un entorno además agotado de tanta confrontación y con los venezolanos acusando un deterioro en el ánimo.
Mientras sesudos se devanan para analizar y proponer medidas que puedan responder a la demanda de divisas, la caída de la producción de bienes no petroleros y la demanda de consumo de bienes esenciales, aguas abajo, digamos en donde funciona la microeconomía, la tasa de inflación anualizada de 70% en el sector alimentos se traduce en la imposibilidad de comprar bienes esenciales como la comida en la misma proporción que se hacia el año pasado; pero peor aún, a ese elemento se le añade la no disponibilidad para adquirir productos básico. Entendamos. No se trata de un problema de escasez. Aunque haya abastecimiento adecuado, uno de los problemas es que muchas personas no hacen mercado sin que compran provisiones, como si se prepararan para cualquier eventualidad. Entonces ocurre lo siguiente: el dinero no es suficiente para comprar ciertos bienes (por ejemplo una vivienda) y en otros casos aun teniendo el dinero no los encuentra, por ejemplo, un pote de leche en polvo.
Esta mezcla es explosiva y eso lo sabe en el gobierno.
Por otra parte, el Presidente Maduro y sus aliados se empeñan en tratar de revivir la movilización que se despertaba por la polarización y simplemente no pueden. Cada manifestación que convocan es seguida por pocos, y la mayoría de las veces son funcionarios. El pueblo chavista también sufre cuando va al supermercado. Eso ya lo evidencian los estudios de opinión que se hacen y que no son publicitados como ocurría antes.
Lo inentendible es que en medio de este escenario, voceros del gobierno sigan empeñados en seguir peleando. Señores no hay tregua porque entre otras cosas lo que unos funcionarios hacen con las manos, otros se encargan de destruirlo con los pies. La tregua que parece pedir Maduro pasa por el mismo chavismo y el gobierno. Sean serios que este país reclama que estén a la altura del momento histórico que se nos viene.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s