El descontento de chavistas y opositores


o sé, no tengo la más mínima idea de si hay o no conspiradores, un golpe lento, un golpe blando. Lo que si percibo es que, una vez más, este desencanto que se nota entre seguidores del chavismo y de la oposición, puede ser caldo de cultivo para cualquier desventura.


 

Días atrás hubo una corrida de opinadores de la página web Aporrea, que es una ventana de revolucionarios y chavistas que se consideran leales al proceso pero críticos. Y vaya que críticas les han hecho a este gobierno y su cogollito. Son variopintos los cuestionamientos, les preocupa a este sector que el proceso se vaya por la borda, que se pierdan logros, no sólo por la cuestión económica, sino por la claudicación de valores fundamentales. Algunos meten el dedo en la llaga de la corrupción y otros ven con espanto que el gobierno esté llegando a acuerdos con algunos sectores económicos. Otros tienen reparos más generales y no les queda la menor duda de que este es un mal gobierno, que tiene a la gente haciendo colas, castiga a la clase media y sobre todo toma decisiones sin consultar a las bases.

Asumiendo que todas las medidas y acciones antipopulares tomadas durante este año son parte de una estrategia que permita corregir la situación económica, que garantice en pocos meses iniciar la ejecución de medidas que electoralmente reactiven la movilización del chavismo y logre remoralizar a dicho sector, lo que podemos preguntarnos es si después de todo lo que actualmente se hace, será posible rearticular las fuerzas afectadas por intereses no sólo poco transparentes sino poco democráticos, que no confían en el pueblo, ya que no le habla claro sobre su estrategia, y no se intenta hacer política junto al pueblo, sino sobre el pueblo” se pregunta Nicmer Evans en un artículo donde invita a la cúpula chavista a revisar a profundidad lo que han ido revelando los datos de las encuestas.

Estas críticas no solo se producen en el ámbito de articulistas. Profesionales y seguidores del proceso ubicados en la franja de la llamada clase media son los primeros en sentirse afectados por las medidas del gobierno. Viajar al exterior es casi una misión imposible, hacer compras de alimentos es una actividad que demanda cada vez más tiempo, la inseguridad personal y el deterioro de los servicios públicos les golpea como a todos, con el agravante de que no pueden manifestar su descontento por que los tildan de escuálidos.

Si bien es posible que este malestar aun no haya bajado a la base más fuerte del chavismo, es de esperar que solo sea cuestión de tiempo.

Del otro lado, es decir, de llamado polo opositor, la situación no está mejor. Además de la división de la Mesa de la Unidad, con sus distintas visiones sobre cómo enfrentar el gobierno y sus diferentes estrategias generan tantos mensajes contradictorios que los seguidores opositores acusan el cansancio de no ver una salida y de no querer seguir soportando los abusos desde el poder. Distintos analistas coinciden en que la oposición no ha podido capitalizar el descontento contra el gobierno.

Recurro a otra cita de un aporreista para ilustrar el momento que creo que vivimos. Toby Valderrama se pregunta qué pasará ante el hecho de que el “pacto” entre la MUD y el gobierno está moribundo. Vislumbra tres aspectos.  “El gobierno, que cada día tiene menos que ofrecer en lo político, pues pierde control sobre la masa. La MUD, que cada día pierde prestigio por su ambigüedad frente a la violencia que no termina de apoyar y a los presos con los que no se restea, y con el peso de un ex candidato que se desgasta en su ñoñez. Además, los dos están paralizados con la imposibilidad genética que tienen para un pacto que garantice gobernabilidad. Y por último, el vacío, que puede llenarse con un golpe, muy posiblemente fascista, que ya barruntan pensadores de prestigio, que ya alertan veteranos políticos”.

Pretendo hacer el matiz necesario. No sé, no tengo la más mínima idea de si hay o no conspiradores, un golpe lento, un golpe blando. Lo que si percibo es que, una vez más, este desencanto que se nota entre seguidores del chavismo y de la oposición, puede ser caldo de cultivo para cualquier desventura. Desde una vuelta a la tuerca del gobierno debido a que aún mantienen el poder de presionar y tomar medidas autoritarias hasta una explosión espontánea producto del agotamiento que hay. Al menos esta generación, nunca había vivido una situación tan crítica como la actual.

Agradecida

El jueves 5 de junio  estuve en Maracaibo, invitada por el diario Panorama en el foro Periodismo y Paz. Fue una experiencia extraordinaria por varias razones, pero me detendré en una:  el público asistente  fue mayoritariamente estudiantes y esto  nos motivó muchísimo. Cada vez que veo a  tantos jóvenes interesados en el periodismo me alegro, aunque sé que no les toca fácil.  Vienen a integrarse a un mundo que vive la “tormenta perfecta”. Una transformación obligada por los avances tecnológicos y las demandas de los usuarios de acceder a la información a través de distintas plataformas, que se le suma a la reducción de los medios independientes, la estrategia oficial  para tratar de hacer válida la llamada hegemonía comunicacional, amén de la crisis económica y el fenómeno de la polarización, que nos obliga a ajustarnos aun con más rigor a todos los principios que nos permita hacer un buen periodismo para todos los venezolanos.

Fue entonces una jornada muy enriquecedora. Gracias al público asistente y gracias al diario Panorama, que este año celebra sus 100 años de existencia. Un gran logro para cualquier empresa.

 

Por allí fumea

  1. El miércoles 4 de junio  debíamos viajar a Maracaibo a las 6:45 pm en un vuelo de Aeropostal. Para las 5 pm esta aerolínea presentaba  retraso en cuatro vuelos. El nuestro se sumaría. Salimos a las 11 pm aproximadamente. Tuvimos que esperar en una puerta con aglomeramiento, falta de aire acondicionado y sin respuestas adecuadas por parte del Inac. Nos comentaban usuarios que es una práctica común de esta aerolínea y de otras. Y como ven, no hay nada qué hacer. Los pasajeros quedan a merced de lo que las empresas de transporte y las autoridades del aeropuerto les dé la gana.

 

  • La semana pasada nos preguntábamos y ahora qué pasará con las acusaciones de magnicidio. La Fiscalía citó a María Corina Machado a declarar. Lo hizo con suficiente antelación para que la diputada tenga el tiempo de irse del país, lo que aliviaría mucho al gobierno. Machado dice que asistirá, aunque no faltará  quien intente convencerla de que afuera contribuye mucho más a su causa. El gobierno para ser consecuente con sus graves señalamientos no tiene otra opción que encarcelarla. Y este paso sería uno de los necesarios para seguir agudizando el conflicto.
Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

1 Comentario en El descontento de chavistas y opositores

  1. muy bueno tu analisis luz mely…felicidades desde maracaibo y gracias por venir a esta calurosa tierra….

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. El descontento de los chavistas ( II) | Politikom
  2. El descontento (III) de la oposición | Politikom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s