Para Borrego, al chismoso hay que eliminarlo, como al “patasblancas”


Cualquiera creería que son expresiones gratuitas, pero si buscamos en el discurso del diputado hallamos otras alusiones a esta actividad tan común en el ser humano.


Por Luz Mely Reyes. Columna Politikom

El miércoles  pasado  el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, llamó dejar el chisme y la intriga entre revolucionarios. Su frase textual fue: “El chisme y la intriga solo persiguen dividir y destruir”.

Además ha dicho: “Cuando venga un compañero a meterle un chisme de otro, llaménlo a los dos y le preguntan: ¿Qué es lo que pasa compadre, qué es lo que te pasa?. Vamos a hablar como revolucionarios, como hermanos…” “No se trata de un chisme. Se trata de decir la verdad. ¿Para qué? Para corregirlo (…). “Nosotros ( Maduro y Cabello) nos sentamos y nos dijimos: ‘Compañero, si a usted. le viene alguien a hablarle de mí, llamamos a ese alguien y nos reunimos los tres para matar esa culebra por la cabeza de una vez…’Debe ser así”. 9 de junio de 2014

Cualquiera creería que son  expresiones gratuitas, pero si buscamos en el discurso del diputado hallamos otras alusiones a esta actividad tan común en el ser humano.,

Aunque usted no lo crea esta linea discursiva tiene un fundamento estratégico en la búsqueda de reducir las llamadas comunicaciones informales en el ámbito de la Revolución. En el libro  “E trabajo de dirección en el socialismo. Antecedentes y enfoques actuales (Fundación Editorial El Perro y La Rana, 2009” , obra de Orlando Borrego, nuevo asesor cubano para la transformación de la Revolución se  hace un recuento sobre modelos de desarrollo organizacional,   en ese marco se dedican varias cuartillas a la planificación de un programa de comunicaciones internas.

Es allí donde Borrego aborda el tema de las comunicaciones informales, entre ellas el chisme.  Primero cita a Fernando Buen Abad, de esta manera:

Ninguna forma de comunicación tiene la facilidad, ligereza y potencialidad del chisme… Fluye pluvioso sobre todas las coordenadas de la realidad matizándola, alternándola y olvidándola al antojo de cada propagador que suele participar voluntariosamente en una cadena informativa- literaria popular, fantasiosa e interminable. Los chismosos son activistas”.

Luego de analizar el impacto de este tipo de comunicación en la organización asegura Borrego: “Un chismoso es más nocivo socialmente que muchos de los virus mas agresivos que ha descubierto la medicina desde  Hipócrates hasta hoy.” “El chisme tiene su caldo de cultivo predilecto en el capitalismo” , pero incluso en ese escenario existen millones de seres humano que lo combate por su ya conocida nocividad. Pero donde si es incompatibles con todos los principios de convivencia humana es en una sociedad socialista, y su liquidación requiere de campañas tan bien organizadas como las que se llevan a cabo contra el mosquito aedes aegypte, propagador del dengue”.  

Además cuenta que en Cuba  “La campaña contra ese virus maligno la llevo a cabo el Che cuando ejercía el cargo de ministro de industrias…  Creó los organismo organizativo y los métodos de trabajo adecuados para que todos los trabajadores tuvieran los canales idóneo donde expresar sus preocupaciones y canalizar los conflictos que pudieran producirse  de los procesos de trabajo… el Che hizo aportes personales significativos a la campaña contra el chisme… Estableció una norma de irrestricto cumplimiento: nadie estaba autorizado a propagar una queja o divulgar un problema contra cualquier compañero de trabajo, sin discutirlo primeramente con el afectado. Si a ese nivel el conflicto no tenía solución, todo trabajador tenía definido su nivel de apelación donde discutir el problema. Ese primer nivel de apelación del trabajador era su jefe inmediato superior. Pero los niveles de apelación no terminaban allí. El último escalón de apelación—dentro del organismo era el ministro, y finalmente quedaba el partido y otros órganos superiores de gobierno donde acudir. Una vez cerrado el circulo a los chismosos, el Che puso en práctica un método muy simple pero infalible para evitar las violaciones posibles de los procedimientos establecidos: cuando identifican a algún violador que presentaba alguna queja contra otro compañero o compañera, sin discutir primero con el o ella como estaba indicado solía citarlos a ambos en su oficina, enfrentándolos cara  a cara para dilucidar y resolver el conflicto”.

No equipara Borrego el chisme al rumor, que es una forma muy estudiada de las comunicaciones informales trasmitidas también por las vías informales. O más bien tal vez emplea el término chisme para ser más cercano a la idiosincracia cubana y venezolana.

Entendamos que  chisme y rumor no tienen el mismo significado. El primero va asociado a una murmuración en la que siempre hay una persona que termina siendo víctima, y lo segundo se puede referirse incluso a hechos verdaderos que no han sido confirmados por voces oficiales. Por ejemplo, todos los rumores que han precedido la venta de los medios en Venezuela.

Pero lo que plantea Cabello es muy similar a lo instrumentado por el Che, según testimonio de Borrego. De forma que no dudo que ya el asesor esté trabajando, no solo para eliminar el chisme, sino para atacar a su vector, las personas, que él compara con los mal afamados zancudos patas blancas.

Si quiere saber más de lo que piensa Borrego pincha aquí

http://es.scribd.com/doc/232488151/Primer-Libro-Orlando-Borrego#page=83

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s