La transición de Maduro, por José Rafael Mata


José Rafael Mata | Ya Nicolás cumplió un año en el coroto, heredado indiscutiblemente por el líder revolucionario. Le tocó “gobernar” un período bastante difícil en términos políticos y económicos. Los venezolanos no nos íbamos a salvar de las “vacas flacas” luego de 15 años de derroche y desinversión de nuestras riquezas. Se expropió, confiscó y controló absolutamente toda la cadena de producción.

Durante 15 años se acostumbró a un sector de la población a recibir mucho a cambio de poco. Muchos beneficios y poco esfuerzo para una sociedad acostumbrada a trabajar a costa de todo, aceleró el vislumbrado capitulo final de boom petrolero chavista.

Nicolás y el gabinete de Chávez tomando medidas drásticas desde que el entonces presidente estaba convaleciente. Se lanzó una primera devaluación a principios de 2013 y en sucesivo, más controles cambiarios, más sistemas burocráticos para la adquisición de divisas y otras complicaciones que obligaron a las empresas a dejar de importar en una época donde ya no se producía NADA. El debate sobre la necesidad de implementar estas medidas se trajo al tapete, si se justifican o no, es cuestión de ver los resultados. Mal manejo de presupuestos, inflación anualizada de 80% y que amenazando con llegar a los tres dígitos.

Para mi, el gobierno transitorio de Nicolás Maduro está por terminar. Un hombre con poco carisma, que no ha podido emplear medidas que atajen el declive económico, tras deslindarse de las políticas que venían aplicando con Chávez. Su carácter autoritario y militarista, lo han llevado al maximizar errores y a bajar la popularidad hasta el sub-suelo. Maduro teniendo la necesidad de demostrar firmeza para ganar respeto dentro de sus propios “seguidores”, terminó mostrando una cara antidemocrática que, Chávez con todos sus errores, nunca hizo tan descaradamente.

Las múltiples corrientes chavistas del propio gobierno que se dividen en: El Partido; que es quien mueve a las bases, la Justicia; le da legitimidad al gobierno y acomoda legalmente todo para sostenerlos en el poder, el gobierno; quien termina aplicando las medidas y decisiones, y la Asamblea Nacional que dicta la agenda legislativa y política. Entre todas esas aguas se mueve el Presidente, que, sin poder alguno tiene la capacidad de tomar una decisión por cuenta propia.

Mientras la oposición se desbarata y el des-gobierno sigue en lo suyo, los venezolanos están contando los días para la próxima quincena o en alguna cola comprando alimentos. Otros tantos y quizá con algunos ahorros, tratan de migrar a otros países a “probar suerte”.

Estamos viviendo las consecuencias de que un candidato impuesto, inflado, mercadeado por la lástima de una pérdida, con todos los recursos y maquinarias a sus pies le regalaran unas elecciones. Pero no está demás preguntarse ¿Será Maduro un candidato diseñado para desinflar a la revolución hasta el camino de una sexta república?

jr_mata_2@hotmail.com

@joserafael20

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s