El descontento del venezolano: Entre la desesperanza y la resignación


Por Luz Mely Reyes –  Más allá de lo que dicen los expertos, la vida cotidiana refleja el gran deterioro del bolsillo del venezolano. Llevar el pan a la casa para una familia de 4 personas supera con creces el salario mínimo. Es decir, un mercado racional para un mes, que incluya proteínas, cereales, frutas, leche, productos de limpieza e higiene personal, no baja de Bs. 8 mil. Y esto sin contar con gastos asociados al transporte, gastos médicos, escuela y vestido. Y por si fuera poco al venezolano promedio no le queda mucho dinero para el ocio.

Si esta misma familia decide ir al cine y comprar cotufas y refrescos puede gastar hasta mil bolívares y si se le ocurre comer en la calle pues vaya despidiéndose de una buena cantidad de dinero. Alguno dirá, pero cada vez que viene un asueto un gentío viaja. Hay mucho dinero en la calle. A lo que habría que responder que gran parte de ese dinero parece provenir de fuentes no formales, es decir, del rebusque cotidiano que suelen practicar muchos venezolanos o del endeudamiento.

La mayoría estamos sintiendo las dificultades. Además de lo costoso, la calidad vida se ha ido deteriorando. Este término que parece muy clase media es entendido perfectamente por los habitantes de sectores populares quienes deben lidiar con las largas colas para adquirir algún producto subsidiado, hacer mercado por cuotas porque no hallan todo en el mismo lugar o porque no les alcanza el dinero. De igual manera sufren cuando van a buscar un repuesto, una medicina o acuden al sistema público de salud.

La crisis actual es la peor que recuerde desde que tengo uso de razón. Y el descontento se siente en la calle con mucha frecuencia. De igual manera se refleja en las encuestas. Tal vez el añadido más peligroso es el estado de ánimo de nuestros paisanos que navega entre la desesperanza y la resignación. De una parte, muchos de los que creen en el chavismo no se sienten representados por el gobierno de Nicolás Maduro, algunos expresan que se lo calan porque fue una decisión del líder fundamental o porque de lado opositor nadie les inspira confianza. Entre tanto los son contrarios al gobierno oscilan entre quienes quieren la salida del gobierno ya y los que apuestan por una vía electoral. Invierten mucho tiempo peleando entre ellos.

También hay una especie de situación intermedia y es que, al menos en un sector de la clase media, se afianza la sensación de que el país no tiene futuro o que al menos su futuro (de las personas) no está en Venezuela. La gravedad de estos estados de ánimo y de liderazgo es que desestimula las acciones que se puedan proponer para canalizar la molestia o por el contrario puede terminar generando una situación incontrolable. Como Venezuela se ha convertido en un país difícil de descifrar, me parece que estamos transitando un camino en el que cualquier cosa puede pasar.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

1 Comentario en El descontento del venezolano: Entre la desesperanza y la resignación

  1. Ylo peor esta por venir, los gobernates no quieren ni les interesa el ci ciudadano. Lo que quieren es un pueBlo de indigentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s