La libertad como dificultad: 5 perversiones del juicio a Tal Cual


En la novela “La otra isla” de Francisco Suniaga, el personaje Pedro Boada emite un dictamen esencial que resume de manera perfecta el carácter del actual gobierno venezolano y su concepto de justicia: “…si tú no haces política porque pretendes administrar la sociedad con justicia sino porque te propones salvarla de lo que tú imaginas es el enemigo a vencer, no existe la posibilidad de que seas moderado (…) Quienes te adversan no son opositores a tus ideas políticas sino una misión cuasi divina y merecen un castigo olímpico”.
Recordé con mucha vigor esta frase mientras me encontraba en el conversatorio “La agonía de la libertad de expresión: el ataque a Tal Cual” que se llevó a cabo el pasado jueves 14 de agosto en el Centro Cultural Chacao y cuyo propósito fue exponer con detalles el proceso judicial que se le sigue al Diario TalCual, como consecuencia de la demanda interpuesta por el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello. Con la moderación de Sergio Dahbar, los doctores Humberto Mendoza D´Paola y Jesús Ollarves expusieron la perspectiva legal del proceso mientras que Antonio Pasquali, Marcelino Bisbal, Alonso Moleiro y Tulio Hernández completaron el análisis con sendas reflexiones a propósito de la repercusión que tiene este caso en el panorama de la libertad de expresión en Venezuela. La demanda interpuesta por Cabello se basa en una frase adjudicada a su persona por Carlos Genatios, en un artículo de opinión donde abordó el tema de la inseguridad en el país. En vez de usar el derecho a réplica, lo cual hubiese sido normal en esta circunstancia, Cabello decidió arremeter contra Genatios y además, contra la directiva del Diario TalCual ya que fue en este medio donde fue publicado el artículo de la discordia. No deja de ser curioso que siendo presidente la Asamblea Nacional, órgano de debate, intercambio y espacio emblemático de la democracia y discusión de opiniones, el señor Cabello haya sido incapaz de dirimir sus diferencias a través de mecanismos menos arbitrarios.
El juicio a la directiva del Diario TalCual no es un proceso judicial cualquiera sino que forma parte de lo que el personaje de Suniaga llama “un castigo olímpico” es decir el mecanismo a través del cual la Revolución, en la persona de Diosdado Cabello, pretende salvar al pueblo del enemigo acondicionando el sistema de justicia para hacer valer 5 perversiones:
Perversión 1: La opinión en Venezuela es un delito: El primer problema de la demanda interpuesta por Cabello al Diario TalCual es que viola directamente el artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde se consagra el derecho de los ciudadanos a expresar sus pensamientos, ideas y opiniones. Al parecer, la lógica contenida en la demanda implica que si ese pensamiento, idea u opinión incomoda de manera directa a algún personaje del gobierno, se podrá abrir un juicio en contra de quien lo emite. A Genatios se le juzga por su opinión acerca de la inseguridad, que es un tema álgido para la gestión de gobierno actual dado que somos uno de los países más violentos del mundo. Mostrar eso, poner el dedo en las llagas de la Revolución, puede traer un alto costo y en este caso, se convirtió en una oportunidad para atacar al único diario venezolano que mantiene una línea editorial crítica y poco complaciente con el gobierno.
Perversión 2: En la Revolución, la responsabilidad penal puede extenderse a terceros, sobre todo cuando éstos son críticos con la gestión gubernamental: el juicio, aunque dirigido al articulista Carlos Genatios, también incluye en un combo macabro a la directiva del Diario TalCual, conformada por Teodoro Petkoff, Francisco Layrisse, Juan Antonio Golía y Manuel Puyana; a pesar –insisto- de que las opiniones que constituyen objeto del mismo, fueron emitidas por el articulista. Sin embargo, esta opinión incómoda para Cabello se toma como línea editorial del diario para poder entender la demanda a sus directivos. La inconsistencia entonces se pone de manifiesto cuando los hechos del agravio no están relacionados con quienes son objeto del juicio. ¿Qué demuestra esto? Que el sistema judicial venezolano se está usando como parte de un mecanismo para intimidar a aquellos medios de comunicación particulares que mantienen una línea editorial independiente, inventando vericuetos legales
que violentan de manera directa la Constitución Nacional, el Código Orgánico Procesal Penal e incluso los tratados internacionales en esta materia.
Perversión 3: Los medios de comunicación privados son enemigos de la Revolución: bajo estas motivaciones totalitarias se ha implementado agresiva, sistemática y progresivamente un proceso de silenciamiento de las voces que son críticas con el actual gobierno nacional, en el marco de la instauración de un sistema de comunicación hegemónico. Este sistema se vale de
diversas estrategias que van desde las innumerables cadenas emitidas a través del sistema de medios públicos (que curiosamente tienen una intensidad en duración y frecuencia mayor en períodos electorales); hasta la aplicación de medidas administrativas, judiciales y económicas en contra de medios de comunicación particulares, pasando por la compra cada vez más frecuente de medios privados a través de testaferros asociados al gobierno, cuya identidad es desconocida para las mayorías.
Perversión 4: El derecho penal revolucionario se aplica en Venezuela por presunción de delito y no por delito cometido: la prueba más clara de que el juicio que hoy se lleva contra la directiva del Diario TalCual forma parte de una estrategia de amedrentamiento a quienes piensan distinto, es que el poder concedido por Diosdado Cabello a su abogada Ytala Hernández, fue presentado para su otorgamiento 23 días antes de que se publicara el artículo de Carlos Genatios que dio lugar a la demanda. ¿Cómo se explica esto? Básicamente, este tipo de hechos evidencia cómo existe una clara y premeditada intención de culpabilizar a aquellos que son un estorbo para las impericias del actual régimen y más aún cuando éstos representan una
izquierda digna y crítica, como es el caso del principal directivo del Diario TalCual.
Perversión 5: En Revolución, no existe autonomía en los procesos judiciales: a pesar de todas las perversiones que contiene el juicio al Diario TalCual y que tanto su forma como su fondo expresan que el objeto del mismo no es el que está expresado en la demanda, sino su intimidación para hacerlo declinar como medio independiente, los abogados que asisten a la Junta Directiva del diario expresaron la necesidad de continuar con el proceso, pues de esta forma quedará de manifiesto que no existe separación de poderes en el país y que además, el sistema judicial está lleno de funcionarios que operan bajo tres premisas básicas: sumisión, ignorancia y miedo. La jurisprudencia en este sentido será relevante como evidencia histórica.
Finalmente, a pesar del nebuloso panorama que se muestra a través de este juicio, Teodoro Petkoff, director del Diario TalCual, fue impelido por los asistentes a dar unas últimas palabras al cierre del conversatorio. Con la contundencia que lo caracteriza expresó: “No tengo la más mínima intención de declinar mi lucha por el país y por sus ciudadanos”; lo cual es un claro mensaje de resistencia a quienes no somos considerados ciudadanos, sino enemigos de quienes gobiernan.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s