El momento del gobierno, a pesar de los malos números

Más allá de las encuestas


Intentar ver hacia dónde vamos no es muy sencillo. Pero creo poder decir, a riesgo de equivocarme, que no vamos para donde algunos dirigentes opositores desean.


Por Luz Mely Reyes

 

Todas las encuestas recientes coinciden. La mayoría larga del país considera que la situación es negativa y  también expresa sus dudas  sobre la capacidad que pueda tener el gobierno para solucionar los principales problemas: Inseguridad, desabastecimiento, inflación. No obstante, si se mira un poco más detenidamente, los datos nos pueden dar algunas claves de por qué si hay tanto descontento, aún no hay protestas masivas ni una fuerte expresión de la inconformidad.

Es muy frecuente que los datos de los estudios de opinión sean interpretados de manera distinta, aun cuando partan de los mismos números. Hoy les diré lo que observo. Advierto que es muy posible que  vaya a contracorriente de algunos puntos de vista.

Las firmas Ivad, Datanalisis e Hinterlaces, que en general han sido las más conservadoras cuando de cifras sobre la gestión del gobierno se trata,  coinciden en hallar más de 70 por ciento de evaluación negativa al actual gobierno. Además, la constatación en la vida cotidiana de los venezolanos permite verificar la insatisfacción  registrada por los sondeos: Escasez de medicamentos para enfermedades crónicas,  desánimo, dificultades para hallar los alimentos básicos en el momento en que usted disponga, deterioro generalizado de la calidad de vida, aumento de precios en distintos productos,  así como la suerte de toque de queda que se ha impuesto en algunas ciudades, Caracas, principalmente, por la inseguridad.

Sin embargo, estas mismas encuestas muestran que el gobierno aún mantiene una base de apoyo de aproximadamente 30% hacia arriba  y un fuerte desconocimiento a iniciativas de la oposición para enfrentar los problemas. También hallan que el principal partido del país es el Partido Socialista Unido de Venezuela y hay evidencias de que la oposición se divide en dos grupos, uno que podría llamarse entusiastas y otros más racionales. (Estos clusters los nombro luego de conversar con expertos en análisis de encuestas).

Quisiera destacar que pese a que intentan desacreditarlos, los que están en el gobierno no son ni ignorantes ni brutos. Es decir, ellos también se mueven por las encuestas y saben diseñar estrategias de manejo de la opinión pública para minimizar el impacto negativo, así como manipular creencias arraigadas en la población y sobre todo sacarle provecho al vínculo, hasta ahora irrompible, que tienen muchos en los sectores populares con la figura del fallecido presidente Hugo Chávez.

Prueba de esto son las falacias que han impuesto y  que vinculan, por carambola,  cualquier cuestionamiento a sus tácticas con un supuesto apoyo a unos villanos, rechazados por la  mayoría de la población. Por ejemplo: Especuladores, corruptos y contrabandistas.

Si usted dedica un poquito de tiempo podría no caer en la trampa discursiva  ya que es evidente que fue la Asamblea Nacional la que hizo dormir la ley anticorrupción, fue Cadivi el que entregó los dólares del pueblo a los especuladores y son los propios aliados al gobierno los que propician el contrabando. Por si fuera poco,  el presunto villano mayor, el más exitoso capitalista de este país, como es Lorenzo Mendoza, es elemento fundamental, para que el gobierno no caiga, ya que Empresas Polar es la mayor productora de los alimentos de la canasta básica. Sin embargo, no todos tienen el tiempo ni las ganas de ver esto y por tanto asimilan  fácilmente las argucias oficiales.

.

Otro punto que tocaré es el siguiente. Pese a que siempre se ha querido hacer ver a los dirigentes de la oposición como la clase y élite pensante del país,  lo cierto es que en términos pragmáticos no lo han sido. Es fácil llegar a esta conclusión. La prueba es que no están en el poder y además la oposición no es vista actualmente como una alternativa.

En mi opinión, una de las fallas de la oposición, incluso la organizada en la Mesa de la Unidad, es que lee el país desde un punto de vista muy orientado hacia la clase media y a las zonas urbanas, donde sin duda son mayoría.

Hay expertos que piensan que uno de los problemas que tienen las encuestas actuales es el sesgo en  la cobertura y selección de la muestra. Si bien la mayoría entrevista en promedio a 1200 personas y aseguran que lo hacen en hogares, el hecho es que puede haber una sobremuestra urbana y de clase C, lo cual impide saber realmente lo que ocurre en sectores D y E.

Lo que he notado es que muchos en la oposición se  olvidan de las estrategias, dinámicas y capacidades que han  desarrollado los habitantes de los sectores populares, en una adaptación a las condiciones del entorno y no tienen en cuenta el modo de vida de la Venezuela adentro, donde hay campesinos, pescadores, agricultores y se manejan   otras formas de producción de riqueza  que no tienen que ver mucho con la prestación de  servicios, como ocurre en las grandes ciudades.

Mientras en los barrios se adaptan a la inseguridad, buscan manera de abastecerse y exploran formas de producir dinero, en las urbanizaciones, la primera opción es irse del país. Además,  en el interior del país dependen muchos de las políticas públicas que les son garantizadas, aún con sus fallas, por el actual gobierno. Es decir, aplica aquí aquello de que es mejor malo conocido que bueno por conocer.

Pero tal vez la mayor muestra de debilidad de la dirigencia opositora es su incapacidad actual de superar las diferencias internas,  determinar quién es realmente su enemigo o rival y articular acciones que les permitan ganarse la confianza de la mayoría.

En una reciente encuesta atribuida al Ivad se muestra un apoyo a una constituyente, en el estudio de Datanalisis del pasado julio se observa una subida de Leopoldo López. Los que le respaldan se sienten que van ganando. Y tal vez sea así, pero de qué vale ganar esa porción, si el país queda dividido en tres toletes, en vez de dos y si uno de esos toletes, el del gobierno tiene todo el poder.

Frente a este cuadro,  el chavismo antes, y el oficialismo actual, les lleva una morena a los dos polos opositores.  Es tan interesante ese fenómeno dentro del chavismo que incluso sus seguidores descontentos no miran a la oposición como una opción.

Aquí pueden estar operando algunas variables. Me explica un conocedor de estas realidades que si bien hay escasez, realmente en las zonas populares hay poder adquisitivo; y luego, muchos pueden sentir que la oposición no les va garantizar mantener lo poco o mucho que hayan logrado. Es decir, se expresa  la variable miedo. Por otra parte, no todo el que se muestra descontento quiere cambiar de gobierno, lo que puede es desear un cambio en la gestión de la crisis. Hay una tesis que sostiene que el no estar satisfecho, no implica estar inconforme.

Es por eso que intentar ver hacia dónde vamos no es muy sencillo.  Pero creo poder decir, a riesgo de equivocarme, que no vamos para donde algunos dirigentes opositores desean. El gobierno tiene mucho margen de maniobra aún. No obstante la difícil situación económica y la opinión negativa, maneja la principal riqueza del país, tiene copadas las instituciones, alineada la Fuerza Armada, controlados los medios de comunicación y establece alianzas con miembros del sector privado que les pueden ayudar a superar algunas dificultades.  En pocas palabras, que este gobierno tenga malos números, no implica que esté cerca su fin.

Acerca de politikomreal (546 Artículos)
Somos periodistas, venezolanos, apasionados por la información. Nos encuentras en @PolitikomReal y en @LuzmelyReyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s